Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades

Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades

Secretaría de Salud

Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico

Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico

Las bolsas de plástico surgidas por accidente en 1933 (Semarnat, 2023), aunque son uno de los objetos más cotidianos en nuestra vida diaria, también son uno de los más perjudiciales para el medio ambiente. Su producción masiva y uso desmedido han llevado a una crisis ambiental global, afectando no solo la vida silvestre, sino también la salud humana; es por ello que el 3 de julio se celebra el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, una iniciativa que busca concienciar sobre el impacto ambiental y los riesgos para la salud humana derivados del uso excesivo de bolsas de plástico.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, en su informe “Un “maremoto tóxico” de plásticos amenaza los derechos humanos”, cada año se generan 400 millones de toneladas de residuos plásticos en todo el mundo, lo que equivale al peso de toda la población humana, siendo una parte significativa las bolsas de plástico. La cifra representa una carrera contra el tiempo porque se calcula que cada persona gasta en promedio 230 bolsas de plástico al año, lo que representa más de 500 billones de éstas en el mundo, de las que se sabe, tardan alrededor de 500 años en degradarse.

Bajo este tamiz, el Inventario Nacional de Fuentes de Contaminación Plástica (INFCP), refiere que el consumo per cápita de plásticos en México, se estimó en 66 kg/habitante/año, y la generación de residuos plásticos en 59 kg/habitante/año. La proporción de residuos con manejo inadecuado (no recolectados o enviados a disposición en sitios con bajo nivel de control en sus operaciones) obtenida a través de Hotspots fue de 38%, y de 58% para el caso de Worckplace Wellness Council (WWC). La fuga de residuos plásticos se calculó como 7% en Hotspots y 15% en WWC. Estos resultados, al igual que los puntos críticos identificados, deben tomarse con precaución, debido a las inconsistencias en los balances de masa.

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en México se estima que menos del 10% de las bolsas de plástico se reciclan y el resto contribuyen a la contaminación de suelos y cuerpos de agua. En este contexto, el estudio de los residuos plásticos presentes en playas mexicanas ha mostrado que estos constituyen al menos el 60% de los residuos presentes, aunque en algunos casos su proporción llega al 90%, siendo las bolsas uno de los residuos plásticos encontrados con mayor frecuencia.

"cada día, el equivalente a más de 2000 camiones de basura llenos de plástico se vierte en nuestros océanos, ríos y lagos". (ONU, 2023).

Esto incrementa la amenaza para los océanos y las especies marinas, pues se ha verificado su ingreso a la cadena trófica, encontrando microplásticos en peces, plancton, ostiones, camarones, tortugas, pulpos, estrellas de mar y tiburones; considerando que en el 21% de los casos la concentración presente puede considerarse como muy alta.

Los microplásticos no solo pueden encontrarse en océanos y lugares recónditos, sino que entran en contacto con los seres vivos por el aire que respiramos, gracias a la degradación de grandes objetos de plástico -como son las bolsas plásticas-. El estudio “Naturaleza sin plástico: evaluación de la ingestión humana de plásticos presentes en la naturaleza” -elaborado por Dalberg Advisors (Wijnand de Wit y Nathan Bigaud)- refiere que las personas estamos consumiendo alrededor de 2.000 pequeñas piezas de plástico cada semana. Aproximadamente ingerimos 21 gramos al mes, poco más de 250 gramos al año, lo que es equivalente al peso de una tarjeta de crédito a la semana. (fundación DKV, 2024)

Diversos estudios muestran que los microplásticos han llegado a nuestro torrente sanguíneo, pues en Países Bajos se han encontrado en la sangre de personas donadoras y en los pulmones de pacientes quirúrgicos.

Los plásticos y microplásticos pueden causar daños directos debido a enredamientos, daños en los tejidos y desórdenes alimenticios; además pueden transportar y lixiviar aditivos, contaminantes que se adhieren a su superficie, y patógenos.

Asimismo, la Secretaría de Salud establece que los plásticos pueden producir alteraciones en la función reproductiva y causar cambios en la respuesta inmune, entre otros efectos, ya que estos compuestos químicos tienen un efecto similar al de algunas hormonas.

En ese tenor, el marco normativo sobre la producción y consumo de bolsas de plástico ha evolucionado en los últimos años para mitigar su impacto ambiental. En México, el artículo 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos enuncia que “Toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar. El Estado garantizará el respeto a este derecho. El daño y deterioro ambiental generará responsabilidad para quien lo provoque, en términos de lo dispuesto por la ley”. A su vez la Ley General de Salud, dispone en la fracción XIII del artículo 3 que es materia de Salubridad General la prevención y el control de los efectos nocivos de los factores ambientales en la salud de la persona. A nivel nacional, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos establece lineamientos para la gestión de residuos plásticos, sin omitir mencionar a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos misma que en el artículo 7, fracción VI, alude a las facultades de la Federación para expedir normas oficiales mexicanas que establezcan, entre otros, los criterios de eficiencia ambiental y tecnológica que deben cumplir los materiales con los que se elaborarán productos, envases, empaques y embalajes de plásticos y poliestireno expandido que al desecharse se convierten en residuos, asimismo, de conformidad con el artículo 28 fracción II, establece que estarán obligados a la formulación y ejecución de los planes de manejo Los grandes generadores y los productores, importadores, exportadores y distribuidores de los productos que al desecharse se convierten en residuos sólidos urbanos o de manejo especial que se incluyan en los listados de residuos sujetos a planes de manejo de conformidad con las normas oficiales mexicanas correspondientes; los residuos de envases plásticos, incluyendo los de poliestireno expandido; así como los importadores y distribuidores de neumáticos usados, bajo los principios de valorización y responsabilidad compartida, en este contexto, se crea la Norma Oficial Mexicana NOM-161-SEMARNAT-2011, que establece los criterios para clasificar a los Residuos de Manejo Especial y determinar cuáles están sujetos a Plan de Manejo y en el caso que nos ocupa el plástico se encuentra en el Listado de Residuos de Manejo Especial Sujetos a Presentar Plan de Manejo, tal y como lo establece la Ley.

Referencias:

  • Un “maremoto tóxico” de plásticos amenaza los derechos humanos. 2023. https://news.un.org/es/story/2023/06/1521612
  • Guterres: El mundo debe trabajar unido para acabar con la contaminación por plásticos. 2023. https://news.un.org/es/story/2023/06/1521687
  • Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, 2023.  https://www.gob.mx/semarnat/es/articulos/dia-internacional-libre-de-bolsas-de-plastico-338776?idiom=es
  • Inventario Nacional de Fuentes de Contaminación Plástica (INFCP), 2023. https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/817333/INFCP_RE__2023.pdf
  • Microplásticos, todo lo que deberías saber de ellos, última modificación 2024. https://dkv.es/corporativo/blog-360/medioambiente/contaminacion/microplasticos#:~:text=Se%20originan%20a%20partir%20de,La%20Palma%20(Islas%20Canarias).
  • Science Advances. “Production, use, and fate of all plastics ever made".2017. https://www.science.org/doi/10.1126/sciadv.1700782
“"